martes, octubre 10, 2006

Yo y mis relojes


Medio por casualidad di con un sitio web donde aparece un museo de relojes "de nerd". Al ver fotos de mis primeros relojes, mi cabeza se llenó de muchos recuerdos y me sentí impulsado a escribir lo que viene a continuación...

Recuerdo mi primer reloj (de pulsera)... fue un Longines a cuerda que mi viejo desechó cuando le regalaron un Seiko automático. Hoy en día sería una locura pasarle un Longines de los '30 o '40 a un niño cuando hay disponible una gran vareidad de relojes desechables... pero cuando yo era niño, la revolución del reloj japonés todavía no comenzaba (al menos en Chile). De modo que aprendí a leer la hora y a darle cuerda al Longines, hasta que en 1980 comencé a ver en las tiendas la invasión de relojes digitales. Me gustaron tanto que fue mi pedido de Navidad para ese año. Y entonces el Longines se guardó y comencé a lucir orgulloso un Citizen Multialarm (parecido al de la foto, pero era un modelo ligeramente más nuevo).

El Citizen era una maravilla: exhibición digital de la hora, dos alarmas programables, un carillón, y un cronómetro. Además de fecha y de contar con una diminuta bombilla eléctrica para verlo de noche. Este reloj me duró muchos años hasta que el uso diario terminó matándolo (primero murió el broche de la pulsera, y más adelante le pegué un rayón bastante grande que dejo parcialmente obstruída la pantalla).

En 1981 recibí como regalo un Texas Instruments no metálico con calculadora (un auténtico reloj de Nerd). Sin embargo, un día metí la mano en un estanque con agua sin darme cuenta que también estaba metiendo el reloj. No murió de inmediato, pero al poco tiempo los dígitos comenzaron a borrarse hasta que desaparecieron por completo.

En 1984 para mi cumpleaños vino mi siguiente reloj. Un Casio CFX-200. Otro reloj de nerd. En esos años, era muy común ver las tiendas llenas de relojes extravagantes: con calculadora, con juegos, con melodías, con barómetros, etc...

En 1989, había llegado la moda de los Swatch y volvió el interés por los relojes analógicos. Como un Swatch era caro para mí, elegí un Casio muy sencillo y elegante, pero no metálico sino que de resina (plástico). Lamentablemente las correas plásticas me duraban muy poco tiempo (y no eran baratas), razón por la que sólo lo usaba en reuniones sociales.

Al año siguiente, en 1990, durante un viaje compré mi primer reloj con complejidades: el Casio Moongraph. Aparte de la complejidad de las fases lunares, me gustaba mucho su diseño y el cristal redondo. También era de resina y tuve el mismo problema de la corta durabilidad.

Lamentablemente en 1991 entraron a robar en mi casa y arrasaron con la gran mayoría de mis pertenencias, incluyendo el Moongraph y el Casio calculadora (el Casio analógico se salvó porque lo traía puesto).

En 1996, paseando por una tienda (y con dinero en los bolsillos) me tenté con DOS relojes: un Orient analógico muy bonito, con correa de cuero, y un Casio analógico modelo corredor de autos. Este último se me descompuso y por tratar de repararlo lo descompuse más, de modo que tuvo la vida más corta en mi historial relojero. El Orient todavía lo conservo aunque la correa de cuero está media malona (no hay caso, a mí sólo me sirven los relojes metálicos 100%), y la pila se agotó hace tiempo.

En 1999 recibí como obsequio de graduación universitaria un Bulova, que es que uso habitualmente. Es un "reloj de lujo", y creo que será el único, porque la verdad los relojes-joyas nunca me han atraído.

Finalmente en 2003, compré un Casio que fuese a prueba de agua para poder usarlo cuando iba a la playa o la piscina. Aunque de tamaño un poco voluminoso, me ha funcionado muy bien, y todavía no he tenido que cambiarle su pila.

¿Y cuál será mi próximo reloj? La verdad no sé, así como tampoco sé cuándo será. Por de pronto, para saber la hora ya no necesito traer puesto un reloj pulsera...

3 comentarios:

Jose Miguel dijo...

Yo dejé de usar reloj ya que al mio se le murió la correa... descubrí que andaba mucho más relajado sin reloj y desde ahí (hace como 6 años ya) que no uso reloj. A lo más miro la hora de vez en cuando en el celular.

Anónimo dijo...

El ultimo reloj que use fue un Swatch negro completo al que todos los años debia de sagradamente cambiar la porqueria de correa de plastico. Al final me aburri de usarlo, despues del accidente que tuve con el cautin.

Además el otro reloj que tengo, el lujoso Seiko, el cual solo uso en ocasiones formales, deje de usar reloj..... y vaya que se siente el alivio de eso....

larecodetuma dijo...

Extraños recuerdos me trae el monngraph. Lo compré junto con mis alianzas de boda en el año 1996 y me duró bastante. Solía usarlo para programar las salidas de pesca.
En fin; un buen recuerdo