miércoles, marzo 14, 2007

El desastre que vivimos

Quince días alcancé a soportar el desastre del Transantiago (aka TransantiASCO). La aglomeración de gente en el Metro crecía cada vez más, al punto que decidí empezar a ir y venir en auto a la pega. Es desagradable y estresante soportar un embotellamiento de autos, pero más desagradable y estresante (y humillante) es llegar a la entrada de la estación y ver cómo está el recinto totalmente lleno de gente en filas retorcidas sólo para ingresar... una vez dentro, tener que dejar pasar trenes hasta que logres meterte a presión en algún vagon (con toda la incomodidad e inseguridad que ello implica), después tratar de salir y sumarte a la masa humana que trata de subir las escaleras para salir del andén. Para después entrar en otra larga espera a que pase el famoso bus alimentador...
El Transantiasco es la mejor prueba del fracaso rotundo de este gobierno, lleno de ineptos y corruptos, que han engañado al pueblo ofreciéndole toda clase de maravillas, y en definitiva ellos se han hecho millonarios con negociados oscuros, y el pueblo vive peor y más encima humillado.
Así como yo, toda la gente con auto también lo sacó a la calle, y ahora las calles están colapsadas de autos. Un desastre. Y pensar que quedan tres años más. Sólo me pregunto si soportamos esos tres años, la gente tonta que votó por la bacheleta volverá a dejar que le metan el dedo (o algo más) en la boca.

1 comentario:

Jose Miguel dijo...

jaja... y tu crees que votando por Lavín el asunto habría estado mejor? Lamentablemente no son una opción de Gobierno. Lo único que hace la derecha es crítica destructiva. Ahora salieron reclamando por las bases de licitación del Transantiago... pq no lo hicieron hace más de 2 años cuando si servía de algo criticar esas bases? Destruir es bastante fácil, sin embargo no han sido capaces de dar ideas para mejorar el país. A lo único que se dedican es a criticar cada cosa que el gobierno hace en vez de preocuparse de dar ideas para mejorar el país.