viernes, septiembre 21, 2007

El paupérrimo tenis nacional

Siempre me he preguntado por qué en nuestro país los tenistas profesionales son incapaces de triunfar de verdad.
Me explico:
Cuando apareció en escena Marcelo "Chino" Ríos, demostró que era un excelente jugador, capaz de enfrentar a los mejores del mundo y ganarles. Jugó en muchos torneos "chicos", ganándolos (y ganando muchos millones). Sin embargo, Ríos jamás fue capaz de ganar un torneo de los grandes (cuando participó en ellos, era eliminado en alguna etapa, más al inicio que al final). Su mejor logro fue llegar al número uno del ranking. Pero hay que recordar que en esos días, Sampras (que era el jugador número uno en ese tiempo) tuvo problemas físicos y perdió puntos, lo que permitió a Ríos llegar a la cúspide. Por eso, en unas tres semanas, Sampras volvió a jugar y recuperó el liderazgo. Y Ríos jamás pudo volver al número uno. Todo esto sin considerar la personalidad extraña y poco grata del jugador nacional, que participaba de mala gana en la Copa Davis. Cuando quería, ganaba un partido. Pero cuando andaba con la "maña", lo perdía. Pero el público perdonaba estas licencias porque después de todo, Ríos era "lo que había".
Ejemplos más recientes: Feña González y Massú. Ambos se lucieron en las Olimpíadas de 2004. Son buenos jugadores. Mucho más decentes en su comportamiento. Pero también les viene la "maña" y pierden (pudiendo ganar). Massú, que prometía ser un jugador entre los top ten, hace tiempo que se desinfló, y cada vez baja más en el ranking. González, que parecía encumbrarse a los niveles de excelencia, también ha decaído y no se ven signos de repunte. Los otros tenistas nacionales (Capdeville) están en un nivel bastante inferior y aunque parecen esforzarse, se ve que no llegarán más lejos.
Y no tenemos más tenistas. Para Copa Davis, hay que rogar a los singlistas (actualmente a Massú y González) para que jueguen dobles, porque en Chile parece que no existen jugadores interesados en especializarse en dobles. Consecuencia: los singlistas, ya cansados de sus partidos, se revientan más en el dobles, mientras que el equipo adversario juega fresco y sin presiones. Por eso Chile está perdiendo en la Davis con Israel, y vaticino que perderá el match. Otra vez a las "divisiones inferiores" del tenis, mientras que países como Argentina, con un stock de tenistas (quizá no top ten pero sí capaces de jugar sin mañas), consiguen mejor figuración.
Ciertamente, hay mucho camino por recorrer en materia tenística.

2 comentarios:

triplege dijo...

Viejo lo que pasa es que en este país lo único que cuenta es el fútbol, lo demás si sale algo bien. Nadie quiere poner plata para el hockey, el atletismo, si tenís plata podí jugar tenis o el deporte que se te antoje, problema tuyo, lo que da plata es el peloteo, eso es lo que le interesa a los gobiernos, a los políticos, a los Carcuro, Guarello y punto.
Lo que es yo no veo fútbol ni pago por fútbol porque es rasca, muy rasca.

Ideasingracia dijo...

Triplege dice algo muy cierto con eso que el fútbol es en lo que todos giramos, pero realmente somos muy malos.
Si bien no desmerezco los grandes triunfos de los tenistas nacionales que hasta el día de hoy están en mi memoria, también hay que reconocer que en las oportunidades más rigurosas, exigentes y trascendentales no han demostrado el mismo nivel, creo que se debe a una actitud que está arraigada en nuestra condición de chilenos que debemos superar y apelo a nuestra ideasingracia nacional para erradicar esta actitud de "achicarse" en los momentos importantes.
Saludos