martes, abril 18, 2006

Zacarach

Ayer el noticiero en la TV parte con la imagen de un pedófilo (Rafael Maureira, aka "Zacarach") que apenas fue dejado en libertad por la justicia, es golpeado por las madres y familiares de los niños que fueron sus víctimas.
Me quedé pensando en la historia de este individuo... pedófilo que se vuelve transportista escolar para estar cerca de los chicos, ganar su confianza y abusar a diestra y siniestra de ellos. Y por si fuera poco, lucrar con esos abusos. A vista y paciencia de todo el mundo. Porque no fue la policía sino una reportera de UCTV quien le siguió los pasos, desde sus avisos en la Internet hasta la casa donde realizaba sus fechorías. Y después de casi cuatro años, la justicia no es capaz de juzgarlo, a pesar que el caso es bastante sencillo (hay montañas de evidencia y sin atenuantes). Indigna, sin duda. Porque en otras latitudes, el juicio es muy simple y el castigo para el pedófilo es simplemente terrible: morir empalado. Y aunque aquí sólo tuvo que enfrentar la cárcel durante estos años, ni siquiera estuvo expuesto a la condena que los propios reos efectúan sobre los violadores: ser violado. En suma, la sacó barata, y con palito "siga participando" cortesía del Poder Judicial...
De modo que si Ud. tiene niños, preocúpese. Ese transportista escolar, manicero, payaso, doctor, maestro, auxiliar, aseador, etc., que Ud. ve pasar... podría ser Zacarach.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, ¿Qué pasa en este país? ¿Por qué las cosas tienen giros tan impresionantes?

¿De qué justicia estamos hablando?

Los señores del poder judicial que hacen en sus extensas sesiones?, parece que los malos siguen triunfando y los buenos están condenados!!!

Es una lástima que ocurra todo esto, y que siga ocurriendo día a día...y mis preguntas creo que no tienen respuesta ni nunca lo tendrán!!!

Hombre del Cintillo dijo...

Me da rabia. Las cosas que pasan solo en Chile. ¿Y quien nos garantiza que el susodicho NO usará el siga participando? Eso es mas que claro. No entienden lo grave de esto.... quizas se deben de vivir estas cosas para entender el daño que causan.

Tigre dijo...

Bueno... si los jueces y parlamentarios hubiesen sido padres de las víctimas... capaz que ahora la pena para el pedófilo sería la picana.