miércoles, mayo 10, 2006

Ritmo fatal

El acelerado ritmo de vida --demencial a mi juicio-- que vive la gente actualmente, poco a poco nos está enfermando, y lo peor de todo, es que no es mucho lo que se puede hacer para revertirlo. Todo el mundo anda apurado, pasando por encima de los demás, y con niveles de agresividad alarmantes. Las exigencias laborales, las aglomeraciones de gente, y la congestión vehicular que transforma un viaje de media hora en una hora y media, en medio de embotellamientos y bocinazos, nos lleva a un estado de stress que nos tiene enfermos. (Y eso sin mencionar la contaminación del aire, que nos obliga a respirar mugre todos los días casi todo el año, a vista y paciencia del gobierno que, lejos de encarar el problema y adoptar soluciones definitivas, parece actuar sólo como un mero espectador de los acontecimientos.)
¿Qué hacer ante tan siniestro panorama? Por de pronto, desconectarse una vez a salvo en casa. Un momento de relajación, puede ayudar a botar parte del stress acumulado durante el día. Y por supuesto, no abandonar los hobbies, que resultan ser una buena terapia.

1 comentario:

Daniella dijo...

Qué excelente!!!!

Tu crónica la podríamos unir con el que escribí de mi regreso a casa, creo que tienen muchas conexiones y finalmente van al mismo tema...

Es súper cierto, el mundo gira cada vez más rápido y las pegas demandan cada vez mayor atención y exigencias...

Y qué decir del famoso gobierno de la Bachelet!!!!!, puro "jaranea" con su trajecito azul por todos lados, y nosotros aquí bien gracias!

Qué lata me da...(y yo en el esmog mismo todos los días!!!); hoy desde el metro no se veía nada, puro esmog por todos lados y las autoridades bien gracias!!!!!

Qué puedo decir, la política ahora sí que me apesta!!!!!!!!

Así que a aprovechar los tiempos libres... ¿qué tal si luego lo aprovechamos en Starbucks?, más aún viendo ese día a la Fran probando el café de la prensa (hecho históricooooooooooooooo) no nos haría mal distraernos y sacarnos el estress de nuestras pegas!!!!

Mil saludos, y para variar me fui en la media "chachara", pero eso es el sentido del blogger, no?

besines, Dani